Bendición de la Mesa para Nochebuena

 

Bendice, Señor, nuestra mesa.

Por una noche al menos,

quisiéramos que el mundo fuera una gran familia: sin guerras, sin miseria,

sin hambre, sin dolor…;

con algo más de alegría,

de música y de justicia.

Que este hogar, Jesús recién nacido,

acoja tu palabra de amor, de perdón…

y siempre te hagamos presente.

Consérvanos unidos.

Danos paz y trabajo durante todo el año.

Danos fuerzas para ser personas justas,

comprensivas, entrañables y

comprometidas por un mundo mejor. 

Así habrá muchas “noches-buenas”

y aun más “días-buenos” para todos.

Eres bienvenido, Señor, a esta casa.

Y confiamos que Tú nos reúnas también

un día en tu Casa del Cielo para celebrar

la eterna Navidad. Amén.

Rezamos el Padrenuestro, todos con las manos unidas,

en señal de fraternidad y gratitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *